EL PECADO

El pecado

"Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron" 

(Romanos 5, 12)

Dios nos creó a su imagen y semejanza, pero Dios no creó el mal porque Él no es dual: Dios es Luz y es Amor y todo lo que creó era BUENO. Para entender el mal en la historia humana tenemos que entender correctamente el pecado original. Cuando Adán y Eva rechazaron por soberbia la santidad original y cometieron el pecado original, creyendo que así serían como Dios, conocieron el mal y sus consecuencias. Este pecado fue gravísimo y afectó a toda la familia humana a partir de entonces, trasmitiéndose de generación en generación; y, a través del ser humano, repercutió en toda la naturaleza creada.

 

La clave del pecado original es que, debido al engaño del diablo y a la soberbia de nuestros primeros padres, todos hemos quedado sometidos al poder de Satanás y de los demonios sobre nosotros, ya que tienen un poder preternatural por ser espíritus incorpóreos que los hace superiores a nuestra naturaleza en potencia e inteligencia (aunque evidentemente todos estamos siempre bajo el Poder Sobrenatural de Dios). Ese poder sobre los humanos se lo dieron nuestros padres al pecar, por desobedecer el mandato de Amor de Dios, y al perder la gracia santificante. Además, el pecado original provocó más consecuencias, que habían sido previamente avisadas por Dios: la expulsión del paraíso, la pérdida de dones preternaturales (la integridad, la inmortalidad, la impasibilidad, la ciencia y el dominio de la creación material) y la enfermedad y la muerte para todo el género humano desde entonces.

 

El mal en el mundo y en nuestra naturaleza no lo causa Dios. La Santísima Trinidad es Amor. Tan bueno es Dios y tanto nos ama, que en la plenitud de los tiempos se encarnó Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, precisamente para pagar con su sacrificio por el pecado original y también por los pecados personales de todos los hombres de la Historia, y así reconciliarnos con la Santidad de Dios. Él quiso morir, sufriendo hasta el extremo y cargando nuestros pecados, para así poder liberarnos del poder que ejercían los demonios sobre nosotros. Él nos Salva, nos Redime y nos limpia con su Preciosísima Sangre de todos nuestros pecados, si nos arrepentimos humildemente y seguimos lo que Él nos enseñó, ayudándonos especialmente a través los Sacramentos para poder llegar al Cielo. Puedes profundizar en este tema en el siguiente enlace y en las pestañas de Oración y Vida Espiritual.

Dios quiso restaurar la naturaleza caída del ser humano a través de la Pasión y Muerte de Jesús en la Cruz y así darnos de nuevo Vida eterna. En su infinita Bondad, también quiso el Señor quedarse con nosotros en la Eucaristía para ser nuestro alimento y acompañarnos hasta que restaure completamente la Creación y la muerte no exista más. Cristo ha sufrido todo esto por nosotros para darnos Vida eterna, ¿Que haremos nosotros por Él? Es de justicia corresponder a su Amor, y también entender que la Misericordia de Dios no está reñida con su Justicia. Dios perdona siempre al que se arrepiente con corazón sincero, pero también es necesaria la purificación y reparación para poder llegar a la Gloria del Cielo, donde está la Perfección y Pureza absoluta de Dios. Para Dios no hay impunidad.

 

Te recomendamos que veas los vídeos siguientes para conocer mejor las causas del mal y qué es el pecado. La mayor gravedad del pecado es siempre para los que mejor conocen qué es y sus consecuencias. 

“Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá”. (Lucas 12, 48)

Frente a esta concepción cristiana del origen del mal, de la vida y el origen de la misma y de su sentido último o trascendencia, actualmente se nos impone otra cosmovisión:

 

  1. Que no existe un Dios Creador, sino que somos fruto de un evolucionismo espontáneo y materialista por el cual el Universo es fruto del azar o la casualidad, y que va evolucionando por sí mismo sin que nada tenga que ver Dios, o al menos, que no tenga que ver en ello un Dios personal que nos ha creado y que nos conoce personalmente.

  2. Frente a un Salvador del pecado y de la muerte eterna, Jesucristo, que nos Revela a Dios Uno y Trino y su Amor infinito por nosotros hasta demostrarlo dando su Vida en la Cruz, se nos convence con la idolatría de que nosotros somos nuestros propios salvadores mediante el conocimiento (gnosticismo, Nueva Era, etc.), o que no existe la transcendencia, existiendo solo la realidad material y que después de la muerte no hay “nada”. Por lo tanto, si no hay Dios Creador, ni Dios Salvador, ni trascendencia, y nosotros somos sólo materia, incluso meras cosas, está franqueado el camino hacia convertirnos en dioses, en la medida de todas las cosas (evidentemente es una mentira, pero los que exigen ese tratamiento de dioses son los que están en la élite del poder) y por lo tanto tienen todo el “derecho” de elegir por consensos “democráticos”, o por imposición legal o coactiva (esto es lo que hace nuestra élite iluminada) qué es lo que está bien y lo que está mal en función de lo que interesa (a esa misma élite) en cada momento.

  3. Y por lo tanto, frente a la Revelación de Dios, se impone una pseudo ciencia que se basa en mentiras. Ya no importa la Ley Natural; es más, debe desaparecer porque molestan las leyes inmutables al pragmatismo relativista de los gobernantes. Lo que se impone es la Ley positiva, lo que los gobernantes, políticos y legisladores (que obedecen a la élite) aprueban en los parlamentos, que no se circunscribe solamente a la gestión de recursos materiales, sino que la han convertido en la nueva guía moral del comportamiento, que incluso pretenden convertir en ley espiritual, obligando a las personas a creer en lo que diga la ley como si fuera palabra de Dios. La esclavitud del pecado, está llevándonos lógicamente a la esclavitud en todos los órdenes de la vida (el moral y el físico o material).

 

¿Qué mentiras científicas son las que se mantienen como tabúes por intereses políticos y para la ingeniería y el control social?

Por ejemplo:

  • La mentira Malthusiana y Darwinista en la Biología.

  • Mentiras en la Astronomía.

  • Mentiras en la Física.

  • Mentiras en las Ciencias Sociales: Economía, Sociología, Psicología y Psiquiatría, etc.

  • Mentiras en la Historia Universal.

  • Mentiras en la Medicina y la Farmacología.

 

Estamos empapados en muchísimas teorías falsas, que están refutadas pero que se siguen manteniendo porque interesan al poder establecido del Nuevo Orden Mundial. No olvidemos quién es el padre de la mentira y cuáles son las consecuencias históricas de las grandes mentiras.

 

En las siguientes pestañas de la Cultura de la muerte veremos con más profundidad todos estos ámbitos.

Contacto

info@scjvita.com
Av. Reyes Católicos 8, Local 1 - 28220 Majadahonda (Madrid)

 

©2020 by SCJVITA. Creado por Belva. belvasoluciones@gmail.com

No nos hacemos responsables del contenido de los enlaces externos que contiene esta página.

Nuestro objetivo es el de informar.

Imagen de portada cedida por GOYA PRODUCCIONES

Aviso legal, políticas de privacidad y cookies

  • YouTube - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
SCJVITA_2020.png